domingo, 29 de mayo de 2011

Es necesario criticar a alguien pero ¿por qué siempre a los jóvenes?

Siempre lo vemos en la televisión o en algún documento informativo: “Botellones de los jóvenes”, “Generación ni-ni”, “Incultura juvenil”,… Todos estos ejemplos serán verdad; sin embargo, puede que haya un 25% de encontrar a esa clase de jóvenes que no hacen nada y que no tienen cultura. En mi opinión la mayoría de los jóvenes se dedican a estudiar e intentar sacarse una buena carrera para tener un buen futuro. Yo soy uno de estos jóvenes de los que estoy hablando y por mi experiencia puedo afirmar que estudiar no es tan fácil como parece, pues el estrés de los exámenes no es nada reducido. Como todo el mundo, sean niños, sean adultos, sean ancianos o sean jóvenes, a la gente nos gusta relajarnos y pasárnoslo bien y cada generación tiene su manera de hacerlo. A los jóvenes nos gusta salir de fiesta, a los bares pero yo creo que no hay nada de malo porque nos lo pasemos bien. Siempre hay una edad para todo.

En cuanto a eso de que los jóvenes no podemos vivir sin tecnología hoy en día… Estoy de acuerdo. La verdad es que hemos nacido en una época donde la tecnología ya estaba muy desarrollada por lo tanto, hemos crecido con un móvil en las manos o con un teclado en nuestros dedos. Pero, ¿por qué tienen que echarnos en cara esto? “Esto” lo han creado los adultos y nos lo han dado a nosotros mientras crecíamos. No es justo que nos critiquéis por utilizar las cosas que vosotros habéis creado para nosotros, para las generaciones siguientes a las vuestras. “Esto”, es la nueva cultura que nos habéis mostrado y así pues, la hemos aprendido porque llevamos desde pequeños viendo y aprendiendo a manejar un ordenador.

Desde mi punto de vista frente a los jóvenes; frente a nosotros, creo que se subestima su capacidad para intentar llegar lejos porque no todos los jóvenes somos unos “ni-nis”.

Fuera tópicos: ¡NO SOMOS UNOS NINIS!


¿Somos unos "Ninis", somos unos vagos, sólo pensamos en la fiesta, en las drogas, no tenemos obligaciones ni preocupaciones?. La mayoría de la población española quitaría las interrogaciones de esta gran pregunta y lo afirmaría con firmeza, pero, ¿por qué ese tópico para la juventud?.
Yo estoy totalmente en desacuerdo con ello, aquí mostramos al público cada uno lo que nos interesa, la parte más llamativa ya sea por la incultura, grosería o por muchas otras cosas.

Para empezar, en el tema educación, la gran parte de la población joven se "pega" aproximadamente 15 años de su vida formándose para intentar conseguir algo en esta vida; muchos adultos tienen la percepción equivocada de que por matricularte en la universidad te regalan la carrera de arquitectura o medicina, pero claro, lo más bonito es enseñar a los espectadores de televisión, a los lectores de diarios o a los oyentes de radio como los jóvenes españoles se emborrachan en los macro botellones o no saben distinguir en el mapa entre Madrid y Valladolid, es lo que atrae a la población y lo que hace poner ese estúpido tópico, lo que no muestran tan a menudo es las horas de estudio nocturnas que algunos estudiantes llevan a cabo, o el agobio y extrés que supone tener que trabajar y estudiar a la vez para poder pagarte la puerta que te llevará al futuro que esperas o deseas.




Concluyendo, a cerca de la fiesta, el botellón y las irresponsabilidades; yo creo que en este vida hay tiempo para todo, y la juventud es la mejor época de la vida, con diecinueve años no piensas en ir a jugar al parchis con tus amigos y acostarte a las ocho de la tarde, además me hace mucha gracia, parece que los adultos nunca hayan sido jóvenes, todos hemos sido jóvenes y todos hemos pensado en salir y pasárnoslo bien, aunque los tiempos y costumbres hayan cambiado.
Si somos irresponsables creo que en gran parte tienes la culpa las personas que nos han educado, si desde que un chico es pequeño lo "llevas en palmitas" y no le demuestras el valor de las cosas, difícilmente podrá descubrirlo.

No somos "Ninis", no somos unos vagos, pensamos en más cosas además de la fiesta y las drogas, algunos tenemos obligaciones y deberes y los que no los tienen será porque nunca sus padres se han dignado a dárselos.



jueves, 26 de mayo de 2011

También tenemos cosas buenas...

A la Generación de ahora se nos conoce como “Generación Ni-Ni” porque dicen que la mayoría de la juventud de hoy en día Ni estudian Ni trabajan, ¿pero, es eso cierto?
 Desde mi punto de vista, eso no es cierto, porque sí, hay mucha gente que ni estudia ni trabaja, pero, ¿por eso tienen que incluirnos a todos en esa generación? ¿y que pasas con la gente que estudiamos o trabajamos?, eso no es justo, porque solo se habla de esa clase de juventud, a los demás ni se los nombra, no se dice nada de aquellos que consiguieron buenos trabajos, o aquellos que estudian.

 También se dice en los medios de televisión que nuestra generación esta formada por jóvenes incultos, pero con esto también estoy en desacuerdo:
Por ejemplo, hacen encuestas por la calle a jóvenes, y solo muestras en la televisión aquellos que responden de forma incorrecta, o de aquellos de los cuales te puedes reír, por contestar las barbaridades que contestan, y de cada 10 personas así que muestran en ese tipo de encuestas, una acierta.

 También se dice de nosotros que somos la juventud que más alcohol y drogas consumimos, y en esto en cierta parte estoy de acuerdo:
 Ahora los jóvenes hemos puesto de moda “el botellón”, lo hacemos muy a menudo, en las calles, parques,…, y está permitido legalmente, las causas por las que se ha puesto de moda, es porque ya que por ejemplo en las ciudades no puedes entrar a las discotecas, o si puedes entrar, no te venden alcohol, esa es una forma de poder beber con los amigos, y lo más importante, de una forma mucho más barata, porque por el precio de un cubata en un bar (unos 5€), por un poco más te compras una botella a medias con un amigo, o compras unas cuantas de botellas de diversas cosas junto a tus amigos. Si bebes con tus amigos antes de entrar a los bares, ya no gastas tanto dinero en los bares, y ya vas feliz y se podría decir que algunos también utilizan lo de beber para perder la vergüenza, o simplemente, para divertirte.
 Las drogas también son otra cosa muy consumida entre los jóvenes, antes no se le habría ocurrido a ningún joven consumir drogas, pero hoy en día, la gran parte de la juventud han privado los porros, y de ahí, algunos pasan a consumir otro tipo de drogas más fuertes, algunas personas lo hacen para divertirse.

 Otra cosa con la que estoy de acuerdo con los medios, es en la que dicen que estamos enganchados a las redes sociales, y que para nosotros, las tecnologías son verdaderamente importantes, porque es así, todos los jóvenes de hoy en día, no podemos estar sin ordenador, sin móvil…


  Se nos califica de jóvenes que no estudiamos, no trabajamos, que solo sabemos divertirnos bebiendo alcohol o consumiendo drogas, adictos a las tecnologías, incultos, y caprichosos, que no sabemos conseguir nada por nosotros mismos, y que en esta vida hemos tenido la suerte de que nos han dado todo masticado y no hemos pasado momentos difíciles como las generaciones anteriores. De todo esto, ¿se dice algo bueno de nosotros?, NO.
 Es injusto que porque algunos jóvenes sean así, se les califica a todos por igual.  Pero solo quiero decirle a esos adultos que nos ven así, que se fijen más allá de las cuatro cosas que se dicen sobre nosotros en la televisión y que no nos califiquen a todos por igual, que se fijen más en cada uno, y que de una vez por todas, digan algo bueno de nosotros, que nuestra generación, tiene muchas más cosas buenas que malas.

miércoles, 25 de mayo de 2011

Mi única vida, mi única importancia


Estoy en la cama y no puedo parar de pensar que en unas horas me voy a ir sin poder despedirme en condiciones de lo que realmente quiero y he querido desde el día en que llegué al mundo. No sé cuando volveré a pisar las tierras donde yo misma experimenté todas las experiencias conocidas hasta ahora. Mis amigos, mi familia, mis costumbres, mi pueblo… ¿Y si quizá no vuelva a ver a todas estas personas que ya forman parte de mi vida?


Aún recuerdo aquellos días de colegio donde todos estábamos juntos, como una piña: Miguel, Javier, Inma, Cris, Sheila, Teresa, Julián, Gonzalo,… no estábamos ni un minuto en todo el día separados. Claro está, que como todo el mundo, yo tenía más afinidades con unas personas que con otras. Siempre al salir del colegio yo acompañaba a Miguel a su casa, dejaba su mochila y luego pasábamos por mi casa. Algunos días íbamos al parque, otros a los montes a hacer travesuras, a coger ranas, a observar la naturaleza,…


Era primavera y aún no sabíamos lo que significaba estudiar de verdad. Aburridos en una acera, a Miguel se le ocurrió la idea de enseñarme “un sitio genial” que había descubierto hace unos días. Cogimos las bicis y nos pusimos en marcha. Tuvimos que pedalear por lo menos tres kilómetros pero al final llegamos a nuestro destino: Unas dunas de arena y piedras aguardaban en un gran terreno. Miguel se bajó de la bici, cogió un cartón y desde lo alto de una duna, se sentó en el cartón y comenzó a resbalarse como si fuera un tobogán. Reconozco que tuve miedo, pero Miguel tenía algo que siempre me hacía sacar el valor de donde nunca he sabido que lo tengo. Así pues, después de pasar el día soltando adrenalina, al día siguiente se lo dijimos a los demás.
Cuando llegaba el invierno, hacíamos casetas para refugiarnos del frío. Siempre hemos sido muy trabajadores y nos quedaban estupendas. Recuerdo que los mayores siempre nos las destruían. En la última que hicimos, teníamos de todo: Sofás, luz, bebida,… era como una peña, lo único que tenía de malo era que estaba un poco lejos. Un día, llegando del instituto en el autobús, nos informaron que ya no quedaba nada de nuestra caseta. A pesar del hambre con el que llegábamos todos a casa no comimos y echamos a andar patas arriba para ver lo que había pasado. El entorno cuando llegamos resultó ser todo cenizas. No había pruebas de que había pasado pero estaba bastante claro que no había sido accidentalmente. Alguien nos la había quemado. Por desgracia, aquel sinvergüenza no salió a la luz aunque todos sospechásemos de uno. A las semanas siguientes, nos llegó una factura de los bomberos diciéndonos que debíamos de pagar por haber venido.-siendo que no habían hecho nada porque llegaron cuando el fuego ya estaba extinguido-.
 
Bien se enfadó mi madre cuando vio la factura y se enteró de lo que habíamos hecho. Era verano y las noches eran aburridas, nos picaban los mosquitos y algo teníamos que hacer para pasárnoslo bien y estar a gusto. No se nos ocurrió otra cosa que subir al tejado del gimnasio de las escuelas y abrir un hueco para poder entrar. Había colchonetas, balones, espalderas, porterías y todo lo que uno se puede imaginar. Era el mejor lugar para un niño y más si estabas sólo con tus amigos. Al principio entrábamos los de siempre: Miguel, Sheila, Inma, Javier, Gonzalo, Julián y yo. Resultó que los demás niños se fueron enterando hasta que nos juntamos en el gimnasio todas las cuadrillas del pueblo. Como era de esperar, la gente se enteró, pues seis o siete personas no son lo mismo de sigilosas que treinta, y tampoco es lo mismo si son unas personas sigilosas y cuidadosas que si son unas sin remedio. El caso es que la gente se enteró de que alguien entraba en el gimnasio y pensando que éramos ladrones llamaron a la guardia civil. Todos salimos por patas al darnos cuenta de que estábamos pillados pero como bien acabo de decir, estábamos pillados. Pillaron solamente a una o dos personas (no se sabe quién) y esas personas empezaron a nombrar a otras personas que habían participado en el acto. Finalmente, no nos quedó más remedio que pagar por el agujero y porel allanamiento.

Y es que son estas personas a las que más quiero; con las que he vivido todo y he aprendido todo, desde saber leer y escribir hasta cuando empezamos a fumar y hasta ahora. Y pienso que vaya donde me vaya, y me vaya el tiempo que me vaya, estoy segurísima de que nunca les voy a olvidar porque son con diferencia lo mejor que he tenido, tengo y tendré en toda mi vida.

martes, 24 de mayo de 2011

Poema vanguardista

Los pinos verdes son

como las ventanas de mi clase

donde los pájaros se posan en primavera

y cantan con su dulce

piar de la mañana.

Los claveles rojos

son como las veraniegas

fresas con su jugo

dulce y rojo

como la sangre que pasa

por mi apasionado corazón.

Caligrama

Soy de Aragón la tierra noble,

la de los claros torrentes,

con sus hembras sonrientes

y sus mozos como el roble,

orgullosos y valientes.

Verde llanura Aragonesa,

que el Ebro riega a su paso,

convirtiendo el prado en raso

y después devoto besa

a la Virgen del Pilar.

Ah, soy de Aragón,

del crisol de la raza de España,

y en mi pasión

como el fuego que quema mi entraña,

no hay ocasión

que a mi Patria bendita no alabe.

Soy de Aragón,

donde es sangre y es luz la canción,

en mi tierra no se sabe

de mentiras ni traición.

Soy de Aragón, soy de Aragón.

Es Aragón rincón bravío,

lleno de extraña belleza,

de alegría y de tristeza,

de humildad y poderío,

de dulzura y de rudeza.

Suena la jota y a su canto,

todo español se estremece,

y en sus ecos nos parece

que sonrisa se hace el llanto

en sus ojos al brotar.

Ah, soy de Aragón,

del crisol de la raza de España,

y en mi pasión

como el fuego que quema mi entraña,

no hay ocasión

que a mi Patria bendita no alabe.

Soy de Aragón,

donde es sangre y es luz la canción,

en mi tierra no se sabe de mentiras ni traición.

Soy de Aragón, soy de Aragón.





sábado, 21 de mayo de 2011

VIEJOS RECUERDOS


 Hoy es un día duro para mí, no paro de darle vueltas en si hago bien o mal en marcharme a otro país, pero de todas maneras, ya es tarde para echarme atrás, mañana me voy. El año pasado más o menos en Noviembre de 2016 decidí irme de erasmus a Italia, para estudiar allí mi último año de Derecho, me apetecía mucho, y con eso no quiero decir que ahora no me apetezca, si no que en ese momento no pensé todo lo que dejaría aquí. En principio es solamente un año, pero me puede surgir un trabajo allí o alguna cosa y quedarme más tiempo. Estoy en la cama sin poder dormir, pensando todo lo que dejo aquí y todas las cosas que me han pasado, tanto las buenas como las malas y recordando viejos momentos:
                                                            
 Siempre me han contado que de pequeña era una chica traviesa y que nunca estaba quieta. Me han contado, que una vez de pequeña (4 años o así) estábamos en un bar de Zaragoza mis padres, mi hermano, yo y unos amigos de mis padres con sus hijos, y como por esos momentos me encantaba la canción de Mónica Naranjo que decía algo así (“Desátame, y átame más fuerte…”), se me ocurrió con el bar lleno de gente, subirme encima de una banqueta, a cantarla y a bailar la “coreografía” que tenía para esa canción.

 Cuando era pequeña, siempre que venían los amigos de mi hermano Ignacio a casa, para no aburrirme, me dedicaba a fastidiarlos, pero tengo que reconocer que ellos también se metían con migo, hubo unas veces en las que cogía un bate de béisbol que tenia mi padre en el corral, y los perseguía por el almacén, hasta cierto punto que ellos tenían que encerrarse en las cabinas de los tractores de mi padre para que no los cogiese. También ellos se metían conmigo diciéndome cosas que me hacían rabiar y haciendo que me enfadase. Desde entonces cada vez que me ven, me lo recuerdan y recuerdan las cosas que les hacía a todas mis amigas.

 De pequeña, como es normal entre todos los hermanos, mi hermano y yo nos pasábamos el día discutiendo (cosa que ahora no es así), la peor travesura que le e echo, fue una vez que estábamos jugando en el corral de mi casa, y me cabreo tanto que cogí lo primero que vi para pegarle, con la mala casualidad que fue una raqueta de plástico, no se como lo hice que le di tan fuerte que la partí en su espalda, seguidamente mis padres salieron por el grito que pego mi hermano, y yo por el miedo de que no me castigasen me fui corriendo, pero después me tuvieron que ver y me castigaron. Otra cosa que le hice, pero esta fue sin querer, fue un día de verano que estábamos los dos metidos en la cabina del tractor de mi padre, y como esas puertas van tan duras y se cierran con portazo, tuvo mi hermano tan mala suerte, de que cuando pegue el portazo le pille dos dedos de la mano, se los puse morados al pobre.

 Me acuerdo, o mejor dicho me han contado, que una vez de pequeños, como de costumbre íbamos los Domingos a comer a casa de mis abuelos de Osera, y por ese entonces ellos tenían dos o tres caballos que a mi hermano y a mi nos gustaban mucho y un día nos subimos los dos juntos, como éramos tan pequeños todos nos estaban mirando por si nos caíamos, el caballo se revolvió y nos estuvimos a punto de caer los dos, todos vinieron a cogernos, pero claro como yo era la pequeña se acercaron mas a mi, yo no caí al suelo, pero el pobre de mi hermano sí, y le salio una gran moradura en la pierna.

 Pero a mí también me han pasado cosas de pequeña, siempre me caía y llevaba las piernas llenas de moraduras y escorchones. Me acuerdo de una vez en la que estaba jugando en la puerta de la Puber con mi amigo Gabriel, y su prima con una amiga, Gabriel se enfado con una de ella y se puso en posición como para hacer que les lanzaba una botella de cerveza de cristal que estaba partida, con tan mala suerte que yo me puse atrás de él para que no me diese, y me termino dando a mí en la frente, cuando le dio el impulso hacía atrás. De repente note como se me escurría la sangre por la cara y fui corriendo a mis padres que me llevaron a urgencias, que estaba enfrente, y me cosieron en la frente.

 Otra tarde de verano, me acuerdo que salí con una amiga que se llamaba Clara, nos fuimos por los campos de nuestros barrios y como es costumbre cuando eres pequeña que te metes por todos los sitios, vimos una caseta de madera y nos metimos para ver como era, tuvimos que salir corriendo de ahí porque había un avispero, a ella le picaron 2 y a mi tres abejas, y una de ellas en la cara, nos pusimos barro en los picotazos pero aún así no nos fuimos a casa.
 Una vez, en Educación Física, estábamos saltando al potro y me toco saltar con mi amiga Marina, tuve la mala suerte de que me toco saltarla a ella y ella la poca cabeza de coger, y justo cuando yo estaba ya saltándola, agacharse, por lo que tuve que elegir entre darme de morros, o poner los brazos, elegí poner los brazos y me hice un pequeño esguince en la muñeca.

 También han sucedido un montón de cosas buenas y malas durante el colegio y el instituto, cosas que mejor no recordar, y cosas que mejor no olvidar, como a mis amigas de La Charrada que han sido una parte muy importante de mi vida, y que siempre lo van a seguir siendo por muy distanciadas que estemos todas. Con ellas e tenido momentos increíbles, como esa fiestas de San Isidro de 2011, o ese concurso de sangría en el que quedamos segundas, y muchísimos más que jamás voy a olvidar, pero ahora me toca marcharme a mí, dejar aquí en Fuentes a mis amigos, a mi familia, y a todas esas personas a las que quiero, no se como voy a estar tanto tiempo separada de esas personas,  de las que nunca me e imaginado distanciarme.

















  Ayer me despedí de todos mis amigos, fue una despedida un poco emotiva, pero no mucho, porque aunque me diese muchísima pena perderlos de vista, sabía que solo iba a ser por un tiempo y que cuando volviese todo iba a estar igual, o eso esperaba. Después con mi familia hubo más lloros, sobre todo por mi madre, porque ya se saben como son los padres… mi hermano ya había pasado por esa experiencia del erasmus con que me deseo lo mejor y nos despedimos como díos manda.

  Ahora después de recordar todos estos momentos de mi vida, voy a intentar dormir, porque mañana me espera un día largo, aunque no se si lo voy a conseguir.




viernes, 20 de mayo de 2011

¡VIVA QUINTO!

Esta es mi última noche de reflexión en la cama de mi habitación de la casa que hasta ahora, ha sido en la que he vivido mis dieciséis años de existencia. Se aproxima el momento de dejar mi querido pueblo, con todo lo que ello conlleva, me doy cuenta lo importante que es para mí este lugar.

Añoraré a cantidad de amigos, de todos pueblos conocidos, en especial a los amigos de la infancia, los de toda la vida, como Andrea y Teresa entre muchas otras, con las que por un momento he fantaseado y me he convertido en una modelo de prestigio, simplemente con cuatro trapos, unas alfombras como pasarela para nuestro gran desfile, las canciones del disco Estrella, el disco que más he escuchado en mi vida y una imaginación desbordante.

Me acordaré también mucho de mis queridísimos hermanos; mi Ignacio, mi debilidad, con el que tengo una relación envidiable, con la persona que más a gusto me siento en este mundo, siempre me ha defendido, cuando yo jugaba con sus amigos y me intentaban hacer trampas , que por accidente me partió el labio cuando intentaba hacerse el fuerte y cogerme en brazos me hizo caer por las escaleras, cosas que pasan cuando somos niños; una grandísima persona que ahora me cuida y protege en todas las fiestas nocturnas, que me hace favores de ir a comprarme un simple pinta uñas cuando está en la ciudad o me acompaña en mis interminables tardes de shopping cargándome y aconsejándome y sobre todo las estupendas clases de matemáticas y física que me imparte, sé que lo voy a echar muchísimo de menos, ya que actualmente me ocurre, cuando se convirtió en universitario y empezó a bajar al pueblo sólo los fines de semana, me di cuenta lo importante que es para mí y que lo necesito en mi vida. Pablo tampoco se quedará sin una porción de mi añoranza, es mi pequeño y aunque nuestras personalidades sean opuestas y esto llevo a una discusión tras otras, siempre será mi hermanito pequeño, el especial, el showman, amenizador de cumpleaños y la persona más generosa que jamás he conocido, con él no debes de preocuparte porque siempre tendrás un regalo de cumpleaños junto a tu cama al despertar.




Soy consciente de que me va a costar marcharme del pueblo, siempre he sido una persona muy arraigada a él, que lo defiende y defenderá mientras tenga voz; es mi hogar pase lo que pasé; LA CHARANGA, las Majas, las fiestas, la Semana Santa, las hermitas, las tardes de piscina, las charlas con mi abuela Carmen, las comidas en el río y en el monte, mi primer trabajo como camarera... Todas esas cosa no las olvidaré nunca, vaya a donde vaya las llevaré conmigo y siempre diré con la cabeza bien alta: "Soy de Quinto".
No puedo dejar de nombrar la persona que me ha enseñado el significado de bondad y gentileza, mi tata Marivi, mi niñera cuando durante cuatro años hace diez años, con la que tengo una relación como si fuera mi hermana mayor, con la que trabajo, me voy de fiesta, como, duermo y hago lo que haga falta por ella.
















En estos dieciséis años, he conocido cantidad de personas; conocidos, buenos y grandes amigos, he sido un terremoto de la noche, sin perderme ninguna fiesta donde la hubiera; en Fuentes dejaré una gran huella de mi paso y en otros tantos pueblos que he rondado. Espero mantener la relación con Pilar y Carmen sobre todo, unas de mis mejores amigas, aunque sé que la distancia cambiará todo, espero al menos en la añoranza recordar esos buenos momentos vividos con ellas, Carpediem siempre.

Mi primer viaje en avión a mi ciudad favorita, Londres, quedará marcado en mi corazón, con quince años me adentré en la aventura, yo sola, sin conocer a nadie de irme a reforzar mi inglés y no me arrepiento, conocí gente de otros sitios de España, y sobre todo italianos, que me han fascinando siempre, y al final me di cuenta que tampoco son tan guapos, pero sí muy simpáticos y galanes.

Mañana partiré a Wellington, a miles de kilómetros de mi gente; no sé cuanto tiempo estaré sin verles, He conseguido un plaza en un colegio de allí, en el que terminaré de formarme y empezaré un grado en periodismo, viviré en una residencia de estudiantes, ya que nadie me acompaña; espero convertirme en una prestigiosa periodista y volver a Quinto para hacer el mejor reportaje nunca visto de mi querido pueblo y mostrar en primer plano a mi padres, que gracias a ellos voy a vivir esta nueva aventura, aunque difícil despedida, estoy segura que merecerá la pena.
Buenas noches.

lunes, 9 de mayo de 2011

SEMANA SANTA






Ahora estamos en Semana Santa,
y las nubes vienen y marchan.


A mi me gusta tocar el tambor, 
por lo que salgo en la procesión.

Mi cofradía es el Nazareno,
 y vamos de amarillo y morado.

Mi hermano y mi padre van de romanos
y llevan lanzas en las manos.


El jueves es la rompida
y tocamos todas las cofradías
Mi hermano coge su bombo
y ese día se viste como nosotros.

El viernes es la despedida
porque tocamos por ultimo día,
es una de las procesiones más cansadas
porque subes cuestas y no las bajas.

Y esta semana es de mis preferidas, 
porque ahora salgo todos los días.

lunes, 2 de mayo de 2011

La casa de Bernarda Alba


El pasado viernes asistimos todos los 4os del instituto IES Benjamín Jarnés a la representación de la obra teatral de "La casa de Bernarda Alba". Los beneficios recaudados son destinados en su mayoría para una acción solidaria.
La representación se realizó en el teatro de un colegio de la capital zaragozana.


Esta obra teatral lorquiana cuanta la historia de unas hermanas, en la representación aparecieron tres; Martirio, Angustias y Adela, las cuales deben permanecer en su casa durante ocho años sin salir de ella, por guardar luto a su recién fallecido padre. Bernarda Alba, la madre, es quien decide que permanezcan en casa durante tanto tiempo.

Los principales personajes son las hermanas, en primer lugar Adela, la más joven de todas, muestra la cara libre y rebelde de su juventud, es la única que no hace caso a su madre e incluso se rebela contra ella. Además está enamorada del futuro marido de su hermana Angustias, con el que se ve clandestinamente cada noche.
La mediana, Angustias, es una joven inocente, vulnerable y muy sensible; tiene miedo y un profundo respeto por su padre,además, es la más rica de las hermanas ya que tiene toda la herencia de su padre biológico, anterior esposo de Bernarda Alba; aunque no sea su padre en fallecido también la obligan a cumplir el luto.
Pepe el Romano, sólo quiere casarse con esta última por conveniencia, no por amor, y la mayor de las tres, Martirio, tiene envidia de Angustias, porque ella también está enamorada de Pepe y por si fuera poco a ella su madre, no la dejó casarse con su novio, por lo que le guarda un tremendo rencor; le hará bromas pesadas a Angustias, como robarle el retrato de Pepe, para no dejarla ser feliz.



Bernarda Alba, la gran protagonista, es una mujer ya mayor, con un temperamento excesivamente fuerte e incluso irritante, que no tiene compasión por nada ni por nadie.
Para sus hijas es como un dictador y a la muerte de su hija Adela, muestra única y exclusivamente la preocupación de la honra, por si la joven ha muerto virgen o no.
Representa la autoridad en toda regla y la insuficiencia de cariño hacia a sus hijas.

Poncia, la sirvienta de la casa, con la que Bernarda tiene una estrecha relación y que conoce todos los entresijos de las muchachas y madre, aunque nunca se "moje" y opine abiertamente.

En un segundo plano, sin ser representada aparece la voz de la madre de Bernarda, una viejecita a la que tiene encerrada, dice lo que piensa y se siente como una jovencita debido a su locura.

El decorado fue el mismo todo el tiempo, constaba de cuatro sillas con una mesa, una ventana con rejas y dos puertas a los lados, con espejo al fondo derecho.
Siempre la misma intensidad de luz durante la representación, sin alumbrar a ningún personaje en concreto, excepto cuando representaban situaciones nocturnas, en las que la luz era menos intensa.
El vestuario muy discreto, vestidos negros con mantillas del mismo color para las hijas y madre y para la noche, camisones largos hasta los tobillos de color blanco.




















No hubo ninguna música durante el transcurso de la obra, únicamente la voz de los personajes y los únicos sonidos perceptibles fueron el disparo a Pepe el Romano y las continuos golpes a las puertas.

Las actrices explicaron que no se represento la obra completa debido a su extensión y que el director había seleccionado algunas partes de la obra de Lorca. Además debido al éxito de la obra, habían estado por toda España actuando.

Lorca trata de recrear la vida tan austera y con tantas imposiciones sociales que había en España del tiempo, y la autoridad que supone la madre ante sus hijas.
La desigualdad entre hombres y mujeres, ya que en mi opinión, su hubiera habido algún integrante varón en la familia, éste hubiera tenido el privilegio de salir a la calle.

También muestra como cambia la situación y carácter de los personajes debido a presión que sufren al estar entre cuatro paredes encerradas, y como pueden llegar a ser tan crueles y egoístas, en el caso de la herencia o en la conquista del amor de Pepe el Romano.
El luto e un tema característico español, pero la codicia, autoridad, el amor con conveniencia son temas cosmopolitas.

El elemento más simbólico que considero que hay en la obra es la reja de la ventana, escenográficamente ya nos lo sitúan en el centro de la escena y es el elemento más visible que muestra dos caras; los duros barrotes que encierran a las hijas como presas en una cárcel, como símbolo de opresión y la cara externa en la que éstas se refugian para ver lo que ocurre en el exterior y cotillear con sus conocidas.

En mi opinión, la obra me parecía mucho más interesante y entretenida cuando la comentamos en clase. Me esperaba algún cambio en la escenografía, ya que las obras con el mismo decorado me llevan un poco a distracción, y me hubiera gustado ver más personajes, la abuela sobre todo, que hubiera dado un punto humorístico bestial, y por supuesto a Pepe el Romano, para meternos más en la obra.

FIESTAS


¡Por fin han llegado,
las más esperadas!

Alcohol, diversión,
buena música y
todos con todas.

A la procesión iremos,
con la dolorosa,
las mantillas bien puestas
y las rosas bien frescas.

Con el carro enramaremos
y a Bonastre y Matamala adoraremos.

De comida, caldero y paella
y para beber, buen vino.
Después a ver las vacas
del tío mosolino.

La gran charanga nos amenizará,
y todos gritaremos:
¡Viva Santa Aná!