miércoles, 18 de abril de 2012

YERMA

Es una obra basada en una época antigua, donde en la sociedad, las mujeres estaban en el suelo de la pirámide. Sólo tenían dos funciones: Servir al hombre –sexualmente y materialmente- y cuidar de sus hijos.

La obra cuenta la historia de una de estas víctimas como era Yerma, una mujer hermosa y joven con el único deseo de tener descendientes. Yerma anhela tener un hijo y cuidarlo, darle cariño y amor, ese amor que nunca ha dado a nadie. Mientras ve como sus amigas poco a poco se van quedando embarazadas, ella hace todo tipo de rituales para que la próxima sea ella, pero sin embargo, no lo consigue. Por otra parte las vecinas hablan de ella, cuchichean y pocas son las que se apiadan de ella. También aparecerá Víctor, como un pastor, cuya obra hace entender, que él y la protagonista siempre se han amado y todavía queda algo.

La representación fue el día 18 de abril, en el IES Benjamín Jarnés. Participaron varios alumnos del mismo y tuvo una duración de aproximadamente una hora y un cuarto de hora. El teatro fue interpretado de la siguiente manera:

Aparecen Yerma y su marido en su casa, donde desde el primer momento nos demuestran al público su relación odiosa y sin amor. Aparece una de sus disputas porque Yerma quiere tener hijos y no lo consigue y porque Juan, el marido, trabaja demasiado sin atender a su esposa. También discuten porque Juan no deja casi salir de casa a Yerma.

La obra va avanzando y durante ella nos presentan a Víctor, el amor perdido de Yerma en el que claramente se ve el amor que sienten uno por otro, una amiga, a la que Yerma le ofrece consejos de toda confianza y las vecinas cotillas que hablan de ella.

Le he dado más importancia a la escena de Yerma con la vieja que, en mi opinión, representa la libertad. La vieja le cuenta que ella no tiene por qué tener un hijo si no quiere, ni tener marido., también le dice que Dios no existe y que por mucho que rece no va a conseguir nada. Le explica que ella fue una liberal, que tuvo dos maridos y catorce hijos, de los cuales sobrevivieron ocho.

En la última escena aparecen todos en una romería del pueblo. Todos los hombres beben exageradamente y las mujeres tienen que aguantar. Yerma, que está desesperada, discute una vez más con su marido mostrándole su angustia. Éste, borracho y furioso, le dice que él no quiere tener hijos y que se abstenga. Yerma, en un ataque de ira mata a su marido quedándose así sola y sin ni siquiera la posibilidad de tener hijos.

Una vez hecho el resumen, he de admitir que la obra me ha gustado mucho principalmente por el trabajo de los actores, el decorado y la música que hacía que la obra fuese más entretenida y llamara más la atención. Sin duda, si me tengo que quedar con una escena es con la del baile del diablo y su mujer; no me parece una escena simbólica como por ejemplo la de la vieja pero creo que las luces rojas, la danza erótica y sobretodo el vestuario han logrado hacer un gran trabajo.